20 Guarda mi alma y líbrame; no sea yo avergonzado, porque en ti me refugio.