18 Cercano está el SEÑOR a los quebrantados de corazón, y salva a los abatidos de espíritu.