20 El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos es quebrantado.