22 El SEÑOR redime el alma de sus siervos; y no será condenado ninguno de los que en El se refugian.