22 Tú lo has visto, SEÑOR, no calles; Señor, no estés lejos de mí.