3 Las palabras de su boca son iniquidad y engaño; ha dejado de ser sabio y de hacer el bien.