24 Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.