10 Pero tú, oh SEÑOR, ten piedad de mí y levántame, para que yo les pague como se merecen.