3 Ciñe tu espada sobre el muslo, oh valiente, en tu esplendor y tu majestad.