17 Pues tú aborreces la disciplina, y a tus espaldas echas mis palabras.