22 Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, no sea que os despedace, y no haya quien os libre.