5 Como con médula y grosura está saciada mi alma; y con labios jubilosos te alaba mi boca.