23 para que tu pie los aplaste en sangre, y la lengua de tus perros tenga la porción de tus enemigos.