23 Núblense sus ojos para que no puedan ver, y haz que sus lomos tiemblen continuamente.