5 Oh Dios, tú conoces mi insensatez, y mis transgresiones no te son ocultas.