1 En ti, oh SEÑOR, me refugio; jamás sea yo avergonzado.