10 Por eso el pueblo de Dios vuelve a este lugar, y beben las aguas de la abundancia.