6 Porque ni del oriente ni del occidente, ni del desierto viene el enaltecimiento;