16 Está quemada con fuego, y cortada; ante el reproche de tu rostro perecen.