18 Pues el necesitado no será olvidado para siempre, ni la esperanza de los afligidos perecerá eternamente.