19 Levántate, oh SEÑOR; no prevalezca el hombre; sean juzgadas las naciones delante de ti.