4 Porque tú has mantenido mi derecho y mi causa; te sientas en el trono juzgando con justicia.