3 Cuando mis enemigos retroceden, tropiezan y perecen delante de ti.