8 Has puesto nuestras iniquidades delante de ti, nuestros pecados secretos a la luz de tu presencia.