9 Porque por tu furor han declinado todos nuestros días; acabamos nuestros años como un suspiro.