8 con palabra sana e irreprochable, a fin de que el adversario se averguence al no tener nada malo que decir de nosotros.