4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad,