31 Pero si nos examináramos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados