33 No erréis; los malos compañeros corrompen el buen carácter