16 Por tanto, os ruego que me imitéis