14 No escribo esto para avergonzaros; sino para amonestaros como a mis hijos amados