27 Y cuando el SEÑOR habló al ángel, él volvió su espada a la vaina