8 El que no ama, no conoce a Dios; porque Dios es caridad