6 Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios, para que él os ensalce cuando fuere tiempo