30 Y puso su cuerpo en su sepulcro; y le endecharon, diciendo: ¡Ay, hermano mío