30 Y recubrió de oro el solado de la casa, por dentro y por fuera