18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos juntamente con él en el Monte Santo