20 Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación