37 Y ella entró, y se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y tomó su hijo, y salió