7 Y decía Simei, maldiciéndole: Sal, sal, varón sanguinario, y hombre de Belial