23 Y dijo el rey a Simei: No morirás. Y el rey se lo juró