10 Y bajó los cielos, y descendió; una oscuridad debajo de sus pies