28 Y tú salvas a los pobres de espíritu; mas tus ojos están sobre los altivos, para abatirlos