30 Porque en ti rompí escuadrones, y con mi Dios pasé las murallas