5 Y el Señor enderece vuestros corazones en la caridad de Dios, y en la esperanza del Cristo