7 Porque no nos ha dado Dios el espíritu de temor, sino el de fortaleza, y de amor, y de templanza