4 No tengo yo mayor gozo que éste, el oír que mis hijos andan en la verdad