5 Y en su boca no ha sido hallado engaño, porque ellos son sin mácula delante del trono de Dios