16 He aquí que tú eres hermoso, oh amado mío, y suave; nuestro lecho también florido