5 Tus dos pechos, como dos cabritos mellizos de gama, que son apacentados entre los lirios